.
.

.

Alejandro Landaeta inaugurará exposición “Flora Sangrada” en la Casa Museo Violeta Parra


 

 

 

 

Las obras, que retratan la flora endémica chilena, fue expuesta en el Museo Histórico y Arqueológico en la ciudad de Baena, en España.

Mañana a las 20.30 horas en la Casa Museo Violeta Parra de San Carlos, se inaugurará la exposición pictórica “Flora Sangrada”, del artista Alejandro Landaeta Urrutia, muestra que fue expuesta durante enero en el Museo Histórico y Arqueológico en la ciudad de Baena, en España.

Según explicó Landaeta, licenciado en Artes Visuales de la Universidad de Concepción, esta exposición muestra la flora autóctona chilena, que considera sagrada, pero que está empezando a “sangrar” a causa de factores ambientales como la sequía, la erosión y el calentamiento global, y, por otra parte, de la pérdida de identidad ante la introducción de especies foráneas que configuran un paisaje totalmente diferente al de antaño.

“Esta exposición muestra una flora que es sagrada y que está empezando a sangrar. Si nosotros no tomamos consciencia de la importancia que tiene cuidarla, preservarla, este cambio será sin vuelta”, asegura.

El gobernador de Punilla, Cristóbal Martínez, quien acompañó al artista en una conferencia de prensa, expone que “es de vital importancia apoyar el trabajo de los artistas jóvenes de San Carlos, y de la provincia, que como en el caso de Alejandro tienen una tremenda proyección. Invitamos a la comunidad a apreciar este interesante trabajo”.

La exposición es gratuita y estará en ese lugar durante un mes, de lunes a domingo, entre las 8.30 y las 18.00 horas, continuado.

Flora sagrada

En las obras aparece una serie llamada “Cortezas Nativas”, que incluye árboles que pertenecen a la región de Ñuble. En el centro, una de ellas está carbonizada, simbolizando la muerte, explica Landaeta.

Otra serie de la exposición se denomina “Flora Sagrada”, donde se pueden observar flores endémicas de Chile y dos obras que hablan de las especies a punto de extinguirse y otra que expresa las que ya desaparecieron.

La última serie, titulada “Tala” (corte de una corteza donde se identifican los anillos; cada uno representa un año de vida del árbol), simboliza las grandes extensiones de bosque que se han ido destruyendo producto del uso abusivo de este recurso.